Creative Natives

Un paseo a través de la luz y el color, un tiempo para compartir y una Cintia Lund para el recuerdo.

octubre 26, 2018

Representar un día en la ciudad. Invitar al espectador a dar un paseo por aceras llenas de vida. Ahondar en una reflexión espacio-tiempo a través de los efectos que la luz cambiante causa en los colores de la realidad cotidiana que nos rodea. Esta ha sido la propuesta que presentaron la artista multidisciplinar Alina Marín, la pintora e ilustradora digital Inés Maestre y la escultora Ana de Fontecha en el Art Show que protagonizó el Hub el jueves, cuarto día del festival.

 

 

La instalación, que lleva por título Un nuevo día, está producida con 100 metros de plástico flexible, coloreado y translúcido, estructurado en 16 cortinas que cuelgan del techo en cuatro cerchas. Los visitantes pudieron pasear por la nave libremente, tocando los plásticos, viéndose reflejados en ellos, fotografiándose y percatándose de la transformación que estos sufren en su entorno al ser atravesados por la luz y el tiempo. “Buscábamos que fuese algo que diese espacio a la improvisación, la interacción y el dinamismo. Que el espectador lo pudiese vivir”, explica Alina Marín.

 

 

Según transcurría la tarde, la iluminación iba cambiando en el interior del Hub para representar el paso de las horas, desde la luz natural del mediodía hasta los focos empleados para emular el atardecer o las luces LED que se acercaban a los efectos de la noche. Mientras, de fondo se escuchaban músicas que iban de la salsa a la rumba y de la rumba al tango o al pop: “Queríamos evocar ese momento en el que vas paseando por la calle y de repente te golpea la melodía que sale de una casa o una tienda”, comentan.

 

 

Las tres creative natives, bajo la dirección del coach Miki Leal, decidieron trabajar de manera colectiva desde el primer momento, dejando de lado su práctica habitual para centrarse en un proyecto común que, aseguran, nunca hubiesen tenido posibilidad de hacer de otra forma. “Esa mezcla de proyecto colaborativo y salir de lo que haces habitualmente ha sido, en mi caso, con lo que me quedo”, señala Inés Maestre.

 

El visitante podía plasmar su experiencia en un “fotomatón escenográfico”, creado con cojines elaborados con lienzos pintados con colores vivos y patrones geométricos. El objetivo, explican, es que la gente, más allá de posar, pudiese interactuar moviéndolos o tirándose en ellos.

 

Por otra parte, en las actividades paralelas al Art Show, los asistentes a la sección Creative Natives Tribune pudieron conectar con las voces de creadores emergentes (tan prometedores ya) como el artista visual Geray Mena o el ilustrador José A. Roda. Este último, que el sábado a las 12.30 pm impartirá un taller para realizar retratos con papercut en el marco del festival, ofreció una charla cargada de humor en la que compartió sus trabajos para gigantes de la dimensión de Instagram.

 

 

Un poco más tarde era el turno de los perfiles más consagrados. En este caso, Gregorio Cámara, comisario de creación contemporánea del festival, compartió protagonismo con la arquitecta y creadora María Mallo en nuestro Creative Survival Toolkit. Ambos repasaron algunos de los puntos de inflexión de su trayectoria, y compartieron los consejos derivados de ellos, dejando grandes frases para el recuerdo: “Uno de mis mayores errores ha sido tomar decisiones para satisfacer a otros” (Cámara), ó “Compartir los fracasos es completamente necesario para que podamos aprender los unos de los otros” (Mallo).

 

A última hora, los ecos de la voz cálida, nostálgica y envolvente de la cantante indie Cintia Lund impregnaron hasta el último rincón del Impact Hub Gobernador. Lund, vestida de negro y aferrada a una guitarra, deleitó a los asistentes entre las cortinas de plástico de la instalación, en una atmósfera íntima en la que la instalación lumínica había mutado  para representar la madrugada. Pero que nadie se vaya muy lejos, porque lo de este viernes va a ser apoteósico.