Festival

Swatch Cities, Madrid no termina: sus ideas se quedan a vivir en la ciudad.

noviembre 2, 2018

El festival Swatch Cities, Madrid llega a su fin. Esta ha sido una intensa semana de aprendizaje estructurada en torno a tres grandes disciplinas artísticas: la creación contemporánea, la música y el arte urbano. Sus auténticos protagonistas han sido los nuevos creadores, que han podido proyectar su voz para contarnos sus ideas, sus trabajos, lo que les mueve y cómo imaginan el futuro de la creación en esta ciudad.

Hemos conseguido muchas cosas juntos. Pero no solo nos referimos a hitos como haber instalado 5 Art Shows diferentes en 5 días en el Impact Hub o haber llenado el Ochoymedio club con cientos de personas que querían saber a qué suena Madrid. Vamos más allá. Hemos aprendido nuevas estructuras, nuevos modelos de trabajo y colaboración. Hemos conectado a más de 50 artistas emergentes y sus proyectos con nuevas audiencias. Hemos vivido nuevas experiencias artísticas. Y hemos adquirido un conocimiento valioso que aplicar en el futuro, observando cómo trabaja la nueva generación de creadores, su cultura de colaboración y sus valores compartidos.

 

 

Ser colaborativo y estar abierto es fundamental para innovar. Swatch Cities es un proyecto altamente marcado por la colaboración y la apertura. Los 15 creative natives han trabajado en equipos de tres, co-creando junto a otros artistas jóvenes en un entorno completamente diverso: de diferentes disciplinas, medios, formatos… Sus ideas han podido convivir y crecer influenciadas por las de otros creadores. Alcanzando resultados muy diferentes de los que hubieran obtenido en un proyecto individual. Y es que sin la colaboración de un equipo hubiera sido imposible, por ejemplo, construir un tapiz de 6.240 pastillas de plastilina de colores en tiempo récord. Es necesaria una actitud abierta al otro, a lo diferente, a lo nuevo, especialmente cuando buscamos ser innovadores. (Por eso Swatch ha apostado en este proyecto por artistas realmente jóvenes y diversos, algunos de los cuales ni siquiera tenían ningún trabajo publicado, como Maldiva).

 

 

Crear redes para crecer. Hemos agitado la ciudad conectando a su gente más creativa. Juntos hacemos más ruido, y llegamos más lejos. Por eso hemos construido una red valiosa de creadores en dos sucesivos procesos de selección capaz de amplificar el impacto del proyecto. Hemos unido a jóvenes creadores con artistas establecidos, comisarios, músicos, arquitectos, diseñadores, urban artists… Creando lazos que perdurarán más allá del festival. Generando oportunidades, favoreciendo que los caminos de personas y proyectos con objetivos comunes se crucen. Swatch Cities, Madrid no acaba aquí. Hemos generado una red de personas interesantes interesadas en transformar la vida de esta ciudad con sus ideas. Y esperamos y estamos seguros de que colaborarán y se apoyarán para conseguirlo.

 

 

Asumir nuevos retos para crear algo nuevo, diferente, y memorable. Nos hemos propuesto hacer lo que nunca habíamos hecho. Un festival multidisciplinar, un álbum, conciertos, una intervención arquitectónica, proyectos de arte urbano, instalaciones artísticas participativas… Y todo a la vez, en una ciudad con un potencial creativo enorme. Hemos creado un vínculo entre los art shows y la música, generando una atmósfera impactante e imprevisible, gracias a la suma de los esfuerzos de cientos de personas que han venido a compartir su energía creativa, abriéndose a lo nuevo, lo inesperado. Un camino compartido, que nos ha llevado más lejos de lo que habríamos imaginado.

 

 

Nuevas experiencias para acercar el arte a nuevos públicos. Todos necesitamos generar vínculos con el arte y la creatividad. Pero a veces las formas más convencionales se distancian de audiencias que demandan nuevos lenguajes y formatos. En Swatch Cities, Madrid hemos aprendido la importancia de generar estas nuevas experiencias artísticas, abiertas y participativas, para acercar el arte a un público más amplio y diverso. Workshops, charlas, presentaciones… La ciudad ha podido tocar con sus manos, interactuar, y dialogar con la nueva creatividad y sus nuevos actores.

 

 

Apoyando el talento emergente ganamos todos. La nueva generación de creadores ha brillado en este proyecto. Y ellos son de quienes realmente hemos aprendido lo más valioso que nos llevamos de esta semana. Queríamos hacer un retrato de la nueva generación de creadores y en esta de imagen han quedado plasmados, por encima de todo, sus valores. Unos valores con los que nos identificamos plenamente: la creatividad, la apertura, la innovación, la originalidad, el movimiento, la transparencia, el optimismo, y las ganas de crecer y tener un impacto positivo en el entorno en el que vivimos.