Creative Music Bands

Las melodías más indies, urbanas y sugerentes en una noche cargada de autenticidad.

octubre 27, 2018

Intensidad atmosférica, sonidos indies, guiños a la electrónica, mezcla de estilos musicales, estéticas urbanas… las cinco bandas de la discográfica independiente Subterfuge que tocaron en la noche del viernes en el Ocho y Medio Club —Mow, Ambre, Solo Astra, Cintia Lund y Maldiva— tienen mucho en común, y, sin embargo, cada una desprende una esencia diferente y marcada. Una esencia con la que hicieron disfrutar entre melodías intensas y evocadoras a los centenares de asistentes que acudieron a la cita.

 

 

Todos tocaron temas del vinilo surgido de la colaboración entre Swatch y Subterfuge en el marco de la primera edición de Swatch Cities, Madrid. Un trabajo producido por David Kano del que se ha publicado una edición limitada de 551 copias.

 

 

Los primeros en actuar fueron Maldiva con los singles Gozándolo a mi manera y No me (ll)ames. El dúo emergente de trap rompedor protagonizó una actuación cargada de significado para ellos, ya que se trataba de su debut en directo. Luego llegó el turno de la banda del underground madrileño Ambre y, a pesar de que su cantante, Antonio Trapote, tenía una pierna rota, proyectaron una energía poderosa y envolvente en toda la sala. El quinteto acaba de sacar un EP, llamado Mercury Man, en el que ha evolucionado su estilo, una especie de Drum and bass con influencias de Radiohead, hacia la psicodelia. Una nebulosa de sonidos plagados de texturas inclasificables.

 

 

La emoción se desató cuando la cantante canaria Cinta Lund se subió al escenario. Su voz  contundente se escuchó en una serie de melodías y estilos cambiantes —que navegaban entre el dream pop y el reggae— que invitaron al baile tranquilo y fueron subiendo en intensidad según avanzaban los minutos. Lund, con su característico estilo retro y alternativo, interpretó temas como I´m not a hipster, Vampire y Hook.

 

 

Tras Lund apareció en escena Mow, el proyecto musical de la madrileña Gabriela Casero, con su banda al completo. Su característica combinación de pop y electrónica hizo soñar al público con las canciones en inglés del vinilo (Come as you care y Grasiah).

 

 

Los encargados de poner el broche final a una velada cargada de fantasía fueron el grupo Solo Astra. También canarios afincados en Madrid, la banda de rock psicodélico presentó su nuevo EP de cinco canciones, Delivery Boy, en el que se acercan a la música urbana mezclada con pop. Una delicia para el público que, tal como se desprendía del ambiente vibrante de la sala, hubiese querido que las actuaciones se sucediesen en un bucle infinito. Algo que solo fue posible gracias a la entrega puesta por cada una de las bandas, para quienes este concierto coral en una sala tan emblemática de la ciudad suponía una inyección de fuerza y entusiasmo para continuar dejando huella.