Art

‘La vida es movimiento’: la llamada a la acción creativa de Boa Mistura.

noviembre 28, 2018

Junto a la creación contemporánea y la música, el arte urbano es otro de los pilares de Swatch Cities, Madrid para construir el relato de la realidad creativa de esta ciudad. Con una misión muy importante: generar un símbolo que represente el legado de Swatch Cities en esta ciudad más allá del festival.

 

El colectivo de arte urbano Boa Mistura, reconocido internacionalmente, ha sido el elegido para inyectar energía creativa al Mercado de San Cristóbal. Un espacio público ubicado en un barrio que ha sufrido muchísimos cambios en las últimas décadas y cuyo paisaje humilde convive ahora con los grandes rascacielos del skyline madrileño.

 

En este proyecto, la intención de Boa Mistura ha ido mucho más allá de aportar colores, formas o estéticas. El objetivo ha sido cubrir el mercado con un mensaje cargado de significados: ‘La vida es movimiento’, que el colectivo defiende así en sus redes sociales: Estamos vivos porque estamos en movimiento. Aquello que se queda estático, perece, se marchita. Es por ello que el ser humano siempre ha buscado la manera de llegar más y más lejos. La agitación social, mantener los ideales despiertos y en pie de lucha, es otra forma de estar vivo. La Colonia de San Cristóbal tiene arraigado en sus venas el movimiento en ambos sentidos.

 

En las siguientes imágenes puedes ver el resultado (y parte del proceso) de este proyecto que, según Boa Mistura: “Puede ser una gran oportunidad para devolverle la vida al mercado pero, aunque no fuera así, ya se ha convertido en un lugar que atrae a personas incluso de diferentes países y da a conocer la comunidad. Y es este precisamente uno de los fines del arte urbano: construir puentes entre las diferentes realidades de las ciudades”.

 

 

El proyecto creativo de Boa Mistura en Swatch Cities, Madrid, ha ido más allá del centro urbano. Además, el colectivo también ha diseñado un Swatch Art Special, “Layers of time”. Un reloj de artista en una serie limitada a 2018 unidades que nos recuerda en nuestra muñeca, segundo a segundo, que “El tiempo solo existe si uno hace que sea real”. Un mensaje que sin duda complementa, a escala individual, al que los artistas madrileños han plasmado en los muros del mercado.